Archivo de la etiqueta: Los Hongos

Grafiti para escapar

Desde hace pocos años se viene registrando un tipo de turismo particular en la ciudad de Bogotá, el del Grafiti Tour.  Aunque aquí no lo sepamos son muchos los turistas  que llegan al país para recorrer las calles de la ciudad y detenerse en lo más destacado del Street Art. La actividad que en realidad tomó fuerza desde hace seis años, fue ideada por un australiano que ha destacado al grafiti colombiano como uno de los mejores del mundo.

La  película de Oscar Ruíz Navia también presenta lo más bonito del arte callejero pero de la ciudad de Cali, en su segundo largometraje Los Hongos.

La primera barrera que hay que vencer para ver este film es la del título. Que no lo confunda con que se trata de una historia aderezada por las drogas y la extravagancia, Los Hongos es un título descriptivo no precisamente de su historia, sino más bien de cómo son vistos por la sociedad ese tipo de personajes que no casan dentro de los estándares y expresan su visión del mundo de forma crítica y auténtica.

Es la historia de dos adolescentes con vidas distintas; uno es el afrodescendiente Ras, quien llega a la ciudad, al distrito de Aguablanca desplazado junto a su madre, y el otro es Calvin, un universitario hijo de padres separados, de clase media y que vive con su abuela, una anciana llena de amor por su nieto y que padece de cáncer. A ambos los une el amor por el arte callejero. Llenar a escondidas las paredes de la ciudad con sus dibujos es lo que más lo motiva y por eso hacen todo por conseguir las pinturas para realizarlas, lo que le trae como consecuencia a Ras  el ser despedido por robar pintura de la construcción donde trabajaba.

Se podría decir que Los Hongos es un film ecléctico que mezcla varias estéticas, hay mucho movimiento (se fijarán en una escena genial sobre este aspecto que ocurre en el Túnel de la Avenida Colombia, inaugurado en Mayo de 2013 en Cali), que tiene a varios personajes diferentes entre sí, y muchos tópicos que pasan por el amor a la familia, la amistad, la juventud y la aventura, a la crítica social, la religión, la política – haciendo uso de la sátira -, y la locura de la calle. Aunque toda esta mezcla no pareciera ser orgánica en su conjunto; hay transiciones bruscas, cambios de ambiente notoriamente diferentes, son decisiones desde la cámara y el montaje (sobre todo) que terminan por confirmar el carácter urbano y semirreal de este largometraje. La fotografía es vívida, lo que se traduce en una nítida experiencia en pantalla, gracias también a que su formato de rodaje fue el de 35mm.

La elaboración de un gran grafiti temático es la excusa para mostrar el arte de estos artistas y que nos permite entrar en su mundo, su estilo de vida y pensamiento, que seguramente pondrá a reflexionar a muchos, especialmente a aquellos con prejuicios. Los actores que participan en la película son reales, grafiteros de la movida en la ciudad que colaboraron con Oscar Ruíz, que improvisaron bastante y que ayudaron a moldear el guión.

A pesar de ser una película urbana, no hay mayor bullicio o psicodelia, transcurre el film con cierta pausa (ojo, no es la temida película contemplativa), pero si de cuidada fotografía y de composiciones de gran belleza. Su final es una muestra de la delicadeza estética de este director y de las cosas profundas que siempre quiere transmitir. Le gustará al espectador que aunque sus personajes viven en un entorno difícil y que su oficio es reprimido, no hay dramatismos, por el contrario hay esperanza.

Si contar con actores amateurs le da intimismo a la película, el director también ha puesto un sello personal al incorporar a su abuela (ya fallecida) y a su padre (Gustavo) en la historia.

Los Hongos recibió en el Festival de Cine de Locarno un premio especial.

Intenciones del Director

“Los Hongos tiene que ver con mi vida en Cali, una ciudad intermedia del suroccidente colombiano donde nací, fui criado, estudié y me enamoré del cine. Durante un tiempo estuve lejos, pero tras la enfermedad y posterior muerte de mi abuela, decidí regresar. Quise hacer un film que mezclara mis recuerdos con mis nuevas vivencias, los lugares que he transitado con los que desconocía, las personas que me han acompañado durante toda la vida con aquellas que llegaron con esta experiencia. Trabajar en el limbo entre algo que puedo controlar y algo que se sale de mi total control -con la enorme dificultad que todo eso implica- me llena de profunda fascinación”

“Esta no es una película hedonista. Es por el contrario un proyecto que surge de un dolor. La mayoría de personas al escuchar el título Los Hongos sitúan de inmediato su imaginario en una idea sicodélica, de drogas y placer. Pues bien, la metáfora en el título remite a los hongos explorando su sentido literal: seres vivos que aparecen en contextos de tremenda podredumbre y descomposición. Los hongos son la vida que surge en la muerte. Y es ahí donde podría radicar el espíritu de este film: LA VIDA. Todas las personas que aparecen aportaron parte de su propia historia y existencia, creando un mundo que se aleja del realismo ortodoxo y se acerca mejor a una ensoñación; un tipo de mundo en el que huir en bicicleta a gran velocidad en medio del tráfico, mientras el viento roza la piel, puede devenir en una epifanía. Y con sueño no me refiero a una nebulosa, pienso en un “sueño documental”. Oscar Ruíz Navia

Una crítica de Sandra M Rios  para Cine Vista

La proyección comenzará a las 20:00 horas del domingo 12 de marzo en el salón de actos de Las Armas. Entrada libre hasta completar aforo.