Archivo de la etiqueta: Andrés Duque y Oliver Laxe

Entrevistamos a la coordinadora y programadora de la Sección Oficial `Cine al Cierzo´ del FCZ 2016: María Abenia

Tras el primer avance de programación de la Sección Oficial que hicimos hace dos semanas en el FCZ, el cual se celebrará entre el 24 de noviembre y el 3 de diciembre, os dejamos una pequeña charla que mantuvo Ángel de Manuel, gestor cultural de la plataforma de difusión Somos Arte, con nuestra coordinadora y programadora de la Sección Oficial de Largometrajes `Cine al Cierzo´,  María Abenia.

Angel de Manuel: Enhorabuena por la programación y por tu incorporación en el Festival de Cine de Zaragoza, ¿Cómo surgió y cómo empezó a ponerse en marcha la nueva Sección de Largometrajes Internacionales `Cine al Cierzo´?

María Abenia: Siempre he pensado que un Festival o una Sección han de diseñarse de acuerdo a las necesidades del lugar donde se quieren llevar a cabo. Proponer un certamen importado corre el riesgo de quedar adscrito a una moda, a una idiosincrasia, y de perder a la larga continuidad y credibilidad. En este sentido, tanto el director del Festival José Luis Anchelergues como yo lo teníamos claro desde el principio; tras el cierre de los Cines Renoir, Zaragoza había quedado casi totalmente apartada del panorama internacional de cine de autor contemporáneo y necesitaba por encima de todo cubrir ese hueco. Y ahí es donde queríamos comprometernos; películas como las que vamos a proyectar este año, son para nosotros un ejercicio de responsabilidad con el cine en el que creemos y con los espectadores de Zaragoza, pues no sólo respondemos al deseo personal de proyectar estas películas en pantalla grande, sino a la necesidad de hacerlas dialogar de nuevo con la ciudad. El FCZ además se encuentra en una etapa de madurez tras veinte años dedicado al cortometraje, y ha encontrado el momento perfecto para apostar firme por este tipo de cine.

AdM: ¿Hacia dónde buscáis llevar ahora el discurso con esta nueva Sección?

MA: Para poder hablar de futuro, es necesario seguir aclarando el punto de partida. Una vez se aprobó la propuesta de la Sección, establecimos una lista de criterios de selección muy determinados para el programa, entre los que destacaba el de dar prioridad a las películas que tuvieran una necesidad profunda de contar una historia, pues para nosotros tan sólo se encuentran formas y narrativas singulares, únicas, donde existe rigor y honestidad con el proceso. En términos de temática asimismo decidimos mantener una postura abierta, con capacidad de asombro, sin querer recaer en figuras o historias repetitivas, ni en un programa demasiado replegado en sí mismo con verdades sujetas a su programador, en este caso, una servidora. Proveer de hecho a la Sección, y por ende al Festival, de un programa variado dentro de nuestras posibilidades, que mostrase en todo momento diferentes realidades, ha sido también determinante. Y en este sentido, creo hemos hecho un gran trabajo, pues todas nuestras películas responden a este ideal al que nos acogimos desde el principio.

Ahora, ¿hacia dónde buscamos llevar el discurso? Pues con estas premisas que te acabo de dar es difícil responder a priori. Si nos abrimos a un realidad plural a partir de la imagen cinematográfica, el discurso obviamente se ramifica y multiplica, por suerte. Por lo que hablar de discurso se quedaría entre comillas obsoleto. En todo caso “discursos”, si, y voces, y miradas ,y puntos de vista.

AdM: ¿Podrías afirmar que aflorará una nueva cinefilia a partir de esta etapa del FCZ?

MA: Toda afirmación rotunda hace saltar siempre mis alarmas internas, sin embargo estoy bastante optimista y confío en que realmente sí va a ocurrir de manera gradual. De hecho yo misma tuve un despertar muy tardío como cinéfila, principalmente porque no tuve acceso fácil a la cultura con mayúsculas desde niña, hasta que me mudé por azar junto a una fantástica filmoteca a mis 26 años, donde descubrí la obra de grandes cineastas como Mizoguchi, Pasolini, Tarkovsky, Chaplin, Minnelli, Hitchcock, Murnau, Deren, Sirk, Akerman, Pialat, Cassavetes, Van der Keuken, entre otros. Desde entonces no he parado de ver cine, y creo firmemente en que otras personas pueden tener también este mismo despertar. No se trata de hecho de una falta de interés en la mayoría de los casos, sino de falta de acceso a la cultura, y en este sentido, un Festival juega un papel muy importante.

AdM: ¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado en el Festival?

MA:  Principalmente el de introducir una sección de largometrajes de este tipo en un festival cuya trayectoria durante veinte años ha sido dedicada sobre todo al Cortometraje. Aquí Archy – apodo de José Luis Anchelergues- y yo hemos tenido que aunar fuerzas y rediseñar de alguna manera la estructura interna del Festival para dar hueco a este nuevo planteamiento, el cual, honestamente, a veces ha tenido que ser introducido con piquetes y llaves inglesas y soldadores y grúas. Otros momentos por fortuna, el encaje ha sido más fluido y amable, y tanto Archy como yo hemos podido ir a nuestras respectivas casas cantando jotas. Bromas aparte, este reto todavía nos trae quebraderos de cabeza ojo, pero como te comentaba al principio de tu entrevista, creemos firmemente en él, así que todos los obstáculos que se nos presentan, al final se van superando de una manera u otra con cariño y sobre todo, en equipo. De hecho, no puedo estar más agradecida por todo el apoyo recibido por parte del Festival de Cine de Zaragoza y de las personas que lo hacen funcionar día tras día.

AdM: Y en línea con lo que dices, ¿qué papel ha jugado en el arranque de tu sección el director del Festival José Luis Anchelergues?

MA: Las declaraciones de amor públicas me dan mucho reparo (risas), ahora, es innegable -y de aquí no me escapo- que sin el tesón, la visión y el apoyo de este señor, al que además aprecio mucho, dudo hubiera conseguido llevar a cabo de manera tan rápida y eficaz la creación de la Sección. Vivo de hecho desde hace 10 años fuera de Zaragoza y eso me ha llevado, muy a mi pesar, a distanciarme de sus sinergias y dinámicas. Cada vez que regreso a la ciudad no puedo evitar sentir cierta sensación de exilio, y Archy en este momento de mi vida, ha sido el referente perfecto para resituarme y ayudarme a reaprender la ciudad.

AdM: ¿Qué opinas de las premières en las competiciones?

MA:  Las prèmieres o estrenos son objetivamente una marca de “estatus”. Si eres un festival consolidado a nivel internacional o de Clase A, dispones de premières mundiales. Si eres un Festival reconocido a nivel nacional, dispones de las prèmieres de esas películas por delante del resto de Festivales de tu país. Y de ahí en adelante. Lo cual como te puedes imaginar, desemboca muchas veces en una dinámica algo perversa entre certámenes, pues la competición y la obtención de esas películas para sus propios programas, se posiciona por encima de la necesidad y/o el beneficio del propio film, el cual, tras años de trabajo, lo único que desea es que llegue al mayor número de espectadores posibles. En cambio, se encuentra con un panorama muchas veces hostil en el que ha de elegir y posicionarse, cuando no debería ser así.

AdM: Sobre el ciclo paralelo a la sección oficial `Cine al cierzo´, ¿qué nos podrías adelantar?

MA:  Además de la sección competitiva, complementaremos el programa con un ciclo que porta como sabes el nombre de la sección `Cine al Cierzo´, y que acoge a grandes películas de la historia del cine cuya poética está ligada de alguna manera al viento, en honor por supuesto al Cierzo y a nuestro carácter aragonés. La obra fílmica del recién fallecido cineasta Abbas Kiarostami, a quién dedicaremos además un homenaje lleno de sorpresas que ahora no puedo desvelar todavía, y otros títulos que nos resultaban imprescindibles bajo la premisa del viento, serán proyectados paralelamente y de manera gratuita en la Filmoteca de Zaragoza gracias a este programa extra: El Viento (1928) de Víctor Sjostrom, Phenomena (1985) de Dario Argento, El viento nos llevará (1999) de Abbas Kiarostami y El viento se levanta (2003) de Hayao Miyazaki, como las joyas de este año, y aunque ninguno de estos títulos a priori tienen nada que ver entre sí, y raramente hubieran entrado en diálogo de no ser por esta figura del viento a la que vamos a dar protagonismo durante todo el festival (y que de seguro nos acompañará en las calles de Zaragoza en pleno mes de noviembre), nos gustaría igualmente ser capaces de demostrar cómo, a través de una figura o motivo visual como es el Viento, existen pequeñas aperturas, brechas, por donde las películas se miran unas a otras y pueden reconocer lugares comunes entre sí. De hecho, y para acabar de coronar esta idea, el profesor catalán Iván Pintor Iranzo abrirá un coloquio después de las proyecciones donde nos inducirá a reflexionar a los asistentes sobre este fascinante hecho.

AdM: Y hablando de motivos visuales, también habéis programado la presentación del libro Motivos Visuales del Cine en la tienda especializada La Ventana Indiscreta.

MA: Sí, y como ves al final todo acaba guardando cierta relación entre sí, y esa es la idea, básicamente. Sergio Guiral -el dueño de la Ventana Indiscreta- y yo, coincidíamos en que este libro editado por Jordi Balló, a quien tendremos de invitado, y Alain Bergala, y que recoge textos de varios pensadores, críticos y profesores de cine de Barcelona y París, es el puente ideal para seguir tramando estos discursos y sospechas y derivas cinéfilas de las que queremos hacer acopio durante el festival a partir de la sección. Es el apoyo perfecto de hecho para seguir reflexionando sobre  estos encuentros que estamos preparando con mucho cariño para todos vosotros entre el 24 de noviembre y el 3 de diciembre. Además, y aprovecho la coyuntura, es importante hacer saber que, tras muchos esfuerzos, la entrada para ver el mejor cine de autor internacional del 2015 y el 2016 tan sólo costará 2 euros. ¡Os esperamos!

 

 

Dead Slow Ahead será la película inaugural de la Sección Oficial del FCZ 2016

 

Dead Slow Ahead, película de trance post-industrial a bordo de un buque-fantasma que navega a la deriva entre el naugrafio y el olvido, inaugurará la Sección Oficial del FCZ en su edición XXI. Su director, el español Mauro Herce, ha conseguido posicionar esta magnífica película entre uno de los mejores largometrajes internacionales del cine autoral del 2015, con 85 festivales a sus espaldas y 10 premios recogidos, entre los que destaca el Premio Especial del Jurado del Festival de Locarno (Suiza).

Además, en la nueva Sección Oficial de Largometrajes denominada Cine al Cierzo, coordinada y programada por la joven realizadora aragonesa María Abenia, destacan los nuevos trabajos de Rita Azevedo Gomes, Yuri Ancarani, Andrés Duque y Oliver Laxe, así como películas con un gran reconocimiento internacional del año 2015 como Bella y Perdida de Pietro Marcello, Historias de dos que soñaron del matrimonio Nicolás Pereda y Andrea Bussmann, y Esa Sensación, de los cineastas españoles Juan Cavestany, Julián Génisson y Pablo Hernando.

correspondencias_still-01

La edición XXI del FCZ también dedicará un ciclo en la Filmoteca de Zaragoza en honor al nombre de la nueva sección -Cine al Cierzo- con obras maestras del cine que guardan relación con la poética del viento. Lo acompañará asimismo una charla sobre el “Cine y el Viento” de la mano del profesor y escritor barcelonés Iván Pintor Iranzo (La Vanguardia), además de un homenaje al recién fallecido cineasta iraní Abbas Kiarostami y la proyección de su película El viento nos llevará. La presentación del nuevo libro editado por Jordi Balló (Premio Nacional de Cultura 2005) y Alain Bergala (Cashiers du Cinema), Motivos visuales del cine, se llevará a cabo también en la tienda especializada en cine La ventana Indiscreta acompañada de un vermú gratuito.